Horario de Apertura: 10:00 a 14:00 hs

Repostero

Repostero

PRODUCCIÓN

Los reposteros están realizados con bordados de aplicación, técnica que consiste en coser piezas de tejido sobre otra tela de base para conformar, a modo de collage, un dibujo predeterminado.

Los reposteros han constituido históricamente una de las especialidades de la Real Fábrica de Tapices, y todavía hoy se pueden encontrar adornando importantes instituciones españolas y domicilios particulares de todo el mundo.

La naturaleza de los tejidos que componen el repostero puede ser muy diversa: pañete, terciopelo, raso de seda, damasco, lampás, tisúes de oro y plata, etc. El proceso de costura y bordado de las aplicaciones es totalmente manual.

La Real Fábrica de Tapices ofrece al cliente la posibilidad de dar forma a cualquier encargo de repostero, adaptando los motivos principales y la decoración complementaria (cenefas) a las necesidades concretas de cada caso (formato, tamaño, materiales, colores, etc.).

Conservación Restauración

Restaurar un repostero es un trabajo de enorme responsabilidad cuyo objetivo es contrarrestar los daños producidos por inadecuadas condiciones de conservación.

En la restauración de reposteros la Real Fábrica de Tapices utiliza los criterios, procedimientos y metodologías aprobados internacionalmente para la intervención de textiles históricos. Gracias a su amplia experiencia como fabricante de reposteros, la Real Fábrica cuenta con personal especializado en su manipulación, y una exclusiva gama de materiales idóneos para su restauración.
Los materiales y productos que se utilizan en la restauración de los reposteros son neutros: no dañan la pieza, son respetuosos con el medio ambiente y cumplen la normativa de prevención y riesgos laborales.

Limpieza Mantenimiento

La diversidad de los materiales que conforman los reposteros convierte su limpieza en una tarea compleja que debe ser ejecutada por personal con experiencia en su manipulación.

El proceso de limpieza requiere de control y delicadeza, así como de exámenes previos que diagnostiquen los problemas de cada uno de los fragmentos que forman el repostero. Por ello, contamos con personal cualificado en el campo de la conservación de reposteros y otros textiles actuales e históricos, y una sala de tintes especialmente adaptada para realizar análisis de la solubilidad de los pigmentos colorantes.

Si la naturaleza del repostero no permite su lavado acuoso, disponemos de una variedad de procedimientos y tecnologías que permiten recuperar la flexibilidad y resistencia del tejido sin producir tensiones térmicas o mecánicas.