Horario de Apertura: 10:00 a 14:00 hs

Tapiz

Tapiz

PRODUCCIÓN

La Real Fábrica de Tapices mantiene su actividad como fabricante de tapices de lujo siguiendo la tradición artesanal del siglo XVIII.

La fabricación manual de un tapiz es un delicado proceso que conlleva entre 6 y 12 meses de dedicación por cada metro cuadrado.

Los trabajos comienzan con la elaboración del “cartón”, un modelo a escala real que guía al tejedor durante la fabricación del tapiz. Una vez aprobado el diseño, las madejas de lana y seda son teñidas de forma individualizada para cada proyecto.

En la Real Fábrica de Tapices se trabaja con densidades de tejido muy elevadas para lograr el máximo nivel de calidad y detalle. El tejedor utiliza “canillas” cargadas con finas hebras de lana y seda para traducir los matices pictóricos del cartón al lenguaje del tapiz.

Cada obra se adapta al gusto y las necesidades del cliente, que podrá intervenir activamente en la selección de diseño, materiales y colores. Todo este proceso artesanal da lugar a una pieza exclusiva y de la más alta calidad.

Conservación Restauración

Los tapices son consolidados sin dañar su estructura original, cumpliendo así con los criterios de restauración vigentes: mínima intervención y máxima reversibilidad.

Como cualquier obra de arte de naturaleza orgánica, los tapices requieren de adecuadas condiciones de conservación para asegurar su pervivencia en el tiempo.

Nuestras instalaciones están especialmente adaptadas para textiles de gran formato y los materiales y productos que se utilizan en la restauración son neutros: no dañan la pieza y son respetuosos con el medio ambiente. Todo el proceso queda documentado a través de informes e imágenes de alta calidad.

La Real Fábrica de Tapices mantiene su compromiso de fomentar la excelencia en todos los oficios que se desempeñan en la manufactura. Por ello, se realizan estrictos controles de calidad en cada uno de los procesos que intervienen en la conservación y restauración de un tapiz.

Limpieza Mantenimiento

Realizar operaciones de mantenimiento periódicas ayuda a prevenir el daño irreversible de los tapices a nivel superficial y estructural.

Condiciones poco óptimas como la suciedad o el exceso de luz y humedad pueden alterar tanto el aspecto como la estructura interna de los tapices.

El programa I+D+i de la Real Fábrica de Tapices ha desarrollado la instalación de limpieza por inmersión más avanzada de Europa. El sistema está especialmente pensado para el lavado acuoso de tejidos de gran formato. Para su investigación y desarrollo se contó con el asesoramiento del CSIC, los Historic Royal Places y el IPHE.

El proceso de lavado requiere de control y delicadeza, así como de exámenes previos y análisis de solubilidad de los tintes. Por ello, contamos con personal cualificado especialista en el campo de la conservación de tapices y otros textiles actuales e históricos.