INSTALACIONES

Instalaciones

Sede Histórica

En 1721 la Real Fábrica de Tapices estuvo ubicada en la antigua casa del abrevadero, junto a la madrileña puerta de Santa Bárbara, en lo que hoy sería el inicio de la Calle Santa Engracia.

En1884, Alfonso XII dio orden de levantar un nuevo edificio, debido a las continuas protestas por parte de los madrileños, que vivían cerca de la RFT.

En esa época Madrid sufrió una remodelación urbanística, motivada por la Revolución Industrial.

Fue entonces cuando la RFT se trasladó a la actual sede de Fuenterrabía, 2, en el barrio de Retiro.

El edificio neomudéjar fue seleccionado dentro del Plan del Patrimonio Industrial por el Instituto de Patrimonio Histórico Español, y declarado Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid en 2006. Los méritos para tal reconocimiento radican no solo en el interés arquitectónico del inmueble, sino en el hecho de que el edificio continúa cumpliendo las mismas funciones para las que fue creado originalmente: la fabricación y restauración de tejidos de alta calidad.

El jardín

Jardín textil tintóreo

El jardín histórico de la Real Fábrica de Tapices se encuentra situado en el centro del recinto.

Gracias a una reciente remodelación, el jardín de la Real Fábrica de Tapices alberga una colección de muestras de plantas tintóreas y especies vegetales utilizadas en la obtención de fibras textiles como el algodón o el lino.

Las plantas, arbustos y otras especies proceden de distintas partes del mundo, como consecuencia de un cruce de culturas, fruto de la España Musulmana y las expediciones de España en el siglo XVIII.

El Jardín de ésta Real Fábrica alberga una colección de plantas tintóreas, originarias de distintos lugares del mundo, desde la Cuenca Mediterránea al Continente Americano, Norte de África, Oriente Medio, Asia y algunas introducidas y naturalizadas en Australia.

Plantas utilizadas para la obtención de tintes naturales usados para dar color a los tejidos desde tiempos ancestrales, por numerosas civilizaciones repartidas por todo el mundo.

Desde la manzanilla tintórea usada para teñir las alfombras en Turquía, o la rubia, que tiñe el famoso “rojo turco” sobre algodón, o la hierba pastel, conocida como “oro azul” por los poderosos comerciantes europeos de la Edad Media.

Todas ellas sugieren una influencia histórica y son protagonistas en el desarrollo cultural de los pueblos a lo largo del tiempo.

Sirva esta colección para aportar un interés cultural adicional si cabe a la historia de la Real Fábrica de Tapices.